Colombia

(Fotos)CÁRCEL PARA CINCO PRESUNTOS RESPONSABLES DEL ASESINATO DEL FISCAL ESPECIALIZADO DE PARAGUAY MARCELO DANIEL PECCI ALBERTINI

2 Mins read

El crimen del fiscal Pecci

 La investigación estableció que las cinco personas procesadas residen en Medellín (Antioquia). Al parecer, el pasado 5 de mayo se reunieron en un local comercial de la Plaza Minorista José María Villa y definieron el plan criminal. Al día siguiente, por vía terrestre y aérea, se trasladaron a la Costa Atlántica. Marisol Londoño Bedoya y Cristian Camilo Monsalve Londoño se hospedaron en un hotel del centro de Cartagena; mientras que Wendre Still Scott Carrillo y Eiverson Adrián Arrieta Zabaleta, se alojaron en el sector de El Laguito. El señalado financiador de la acción se quedó en otro punto para articular la acción ilegal. El 9 de mayo, madre e hijo se trasladaron al hotel de Isla Barú, donde estaban el fiscal Marcelo Pecci y su esposa. Pagaron un plan de tres días todo incluido y, supuestamente, comenzaron el seguimiento y marcación de la víctima. Desde ese momento hay registro de 36 llamadas entre la mujer y Francisco Luis Correa Galeano.

Marisol Londoño Bedoya (marcadora)
Wendre Still Scott Carrillo (quien disparo al fiscal)
Cristian Camilo Monsalve Londoño (marcador)
Eiverson Adrián Arrieta Zabaleta (conductor y logística)

El día del homicidio, el presunto sicario, junto a otro hombre, se movilizó a Playa Blanca, frente a Isla Barú. El traslado lo hizo Eiverson Adrián Arrieta Zabaleta en un vehículo particular que alquiló por $170.000. Aquí pagaron por una moto acuática y esperaron a que Londoño Bedoya y su hijo, desde el mar, les dieran las indicaciones con movimientos de brazos para llegar a la playa en la que descansaba el fiscal paraguayo. Con estas señales, el supuesto homicida llegó al sitio exacto en el que permanecía Marcelo Daniel Pecci Albertini y le propinó tres disparos. Luego, retornó en el jet ski a Playa Blanca y, en el camino, arrojó al mar el arma y un proveedor, este último fue recuperado por una turista. Los videos de las cámaras de seguridad, los testimonios y la evidencia técnica permitieron detectar a las personas que estuvieron en el lugar de los hechos, así como conocer el posible nivel de participación y la ruta de escape que usaron para salir de Cartagena y retornar a Medellín. “Es importante decir que, a través de información de inteligencia, este crimen fue pagado o negociado por más de 2.000 millones de pesos, en donde se repartieron esos recursos entre varias personas” concluyó el Fiscal Barbosa Delgado

Loading