Colombia

Se fueron las lluvias y volvieron los incendios a Casanare

1 Mins read

Bomberos de Orocué debieron acudir con urgencia a atender un incendio forestal que se presentó en la vereda Remolinos.

Los cielos volvieron despejarse, el viento a soplar con fuerza y las quemas a amenazar los pocos bosques que aún permanecen en la inmensa llanura casanareña.

Esta vez fue muy cerca al municipio de Orocué en plena área turística del río Meta, donde producto del intenso sol que desde el sábado anterior viene inquietando a los pobladores, se presentó un incendio que convirtió en cenizas, 150 hectáreas de potreros.


Los organismos de socorro y rescate que la semana pasada estaban listos para atender las emergencias, producto de las crecidas de los ríos, este fin de semana tuvieron que cambiar de herramientas para enfrentar las llamaradas que se levantan en las sabanas, quemando cuanto encuentran a su paso.

De acuerdo con lo informado por el cuerpo de bomberos Orocué, el primer puerto sobre el río Meta, las unidades debieron acudir con urgencia a atender   un incendio forestal que se presentó en la vereda Remolinos y que afectó las fincas Manare y Corocora donde se tiene un cultivo de caña de azúcar y pasturas para alimento de ganados.


Al lugar llegaron 12 unidades de bomberos en tres vehículos y una motocicleta, quienes junto con los vecinos del lugar se procedió a atacar y controlar el incendio que se liquidó, bien entrada la noche.


La situación es de todas maneras inquietante, pues al parecer una vez pasó el frente de lluvias que amainó el intenso calor, los cielos volvieron despejarse, el viento a soplar con fuerza y las quemas a amenazar los pocos bosques que aún permanecen en la inmensa llanura casanareña.

Loading